22 enero 2009

Donde la tierra descansa...


...mirando al cielo, y le roba el aire a las nubes que acarician su rostro. Allí tan lejos pero tan cerca, allí contigo y sin ti toda la noche esperándote. Me quedo en ese instante en el que la luz le roba la cara a la noche y el día te devuelve a mis brazos.

1 comentario:

Agripina dijo...

Con las manos se forman las palabras,
con las manos y en su concavidad
se forman corporales las palabras
que no podíamos decir.

J.A.Valente